Banana pancakes

Llueve fuera. Hoy ha tocado zafarrancho de limpieza y cambio de armario. “¿Cambio de armario? -ha repetido él toda la mañana- ¡eso es te lo has inventado tú!” No le culpo, es de Alicante y lo que allí conocen como ‘frío’ es la chaqueta que nos echamos los asturianos al bolso en agosto, “por si acaso”.

Después de terminar de recoger sigue lloviendo, y todo apunta a que va a ser una tarde de domingo de verdad. Nos sentamos con el café, yo leo el periódico y él… él estará enterándose de cosas que nadie sabe y que luego te explicará como si nada, dejándote sin habla, haciendo que te preguntes cómo es capaz de conocer ese tipo de detalles y sobre todo, de dónde los sacará.  Sigue leyendo

Anuncios

El Outobrofest en Madrid

Yo no sé a ustedes, pero a mí hay determinadas fiestas que me gustan más que a un tonto un lápiz. No soy muy de discotecas, pero si me llevan a una fiesta de ‘prao’ verán como los ojos me hacen chiribitas.

Igual es porque soy asturiana y llevo en los genes. Ya saben ustedes que a nada que nos animen un poco sacamos unas tortillas, empanada y una caja de sidra y montamos una espicha de mucho cuidado. ¿¡Cómo!? ¿No saben lo que es una espicha?

Asturias ye natural dice:

“La fiesta de la espicha es una costumbre muy arraigada en Asturias. La palabra espicha hace referencia a una estaquilla cónica que se introduce en un pequeño “furacu” (orificio) de la “pipa” (barrica) y sirve para ir comprobando el estado de fermentación de la sidra.

Cuando se considera que el proceso ha terminado, se organiza una fiesta para degustar la sidra, acompañándola con chorizo, tortilla de patata, lacón,  huevos cocidos, empanada, queso y los llamados “concejales” (trozos de bacalao rebozado y frito).” Sigue leyendo

Viajando a Corea del Sur. Primera noche en Seúl

La llegada a Seúl fue… no sé bien cómo describirlo. Quizá es porque no existen palabras que puedan describir lo que sentí al llegar. Era la primera vez que viajaba a un país asiático y, ¿cómo decirlo? me maravilló. Luces, luces, luces, luces por todos lados, carteles verticales con caracteres extraños pero bonitos, gente que me miraba como si fuera un extraterrestre (después de 17 horas de avión, no les culpo) y un tipo de alojamiento que no se parecía en nada a lo que había conocido hasta entonces. Pero no adelantemos acontecimientos.

El autobús nos dejó (a Sunny –¿se acuerdan de ella?– y a mí) en la estación de metro de Jonggak (bastante grande, con un millón de tiendecitas y puestos) y varias paradas de metro y un par de euros más tarde nos plantamos en Anguk, la estación más cercana a nuestro alojamiento.

Subwaymap_Eng

Mapa del metro de Seúl.

Sigue leyendo

The city of dreaming spires

En la entrada de hoy tenía previsto continuar hablándoles de mi viaje a Corea del Sur (si se acuerdan, les dejé a punto de coger un autobús al centro de Seúl). Pero ocurre que ahora mismo tengo una nostalgia que me inunda el alma, y seguir como si nada se me antoja falso e innecesario. Este blog no es para eso.

La nostalgia me la causa una ciudad que no es la mía, pero en la que he vivido varios años y me ha llenado la memoria de muchos y muy buenos recuerdos. Les hablo de Oxford: “la ciudad de las agujas de ensueño”.

Me mudé allí en 2009 para estudiar, una cosa llevó a la otra, empecé a trabajar, me hice un hueco y, aunque siempre he intentado sacarla de mi memoria y seguir adelante, me ha calado hasta los huesos.

Oxford es una de esas ciudades que no dejan a nadie indiferente. A nadie con un poco de inquietud, claro. Tiene de todo y para todos, es de todos y no es de nadie. Quizá por eso todos la sentimos nuestra.

IMG_2728

“Oxford es el lugar más peligroso adonde un joven puede ser enviado” Anthony Trollope

Sigue leyendo

Una tarde en el Mercado de Motores

El Mercado de Motores es uno de esos eventos mágicos que hasta ahora sólo se habían conocido en otras capitales europeas y que ya le venía haciendo falta a Madrid.

Tiene lugar durante el segundo fin de semana de cada mes (salvo en Agosto, que hacen una pausa) y lo cierto es que si están ustedes en Madrid, no tienen excusa para no asistir. Y si no están en Madrid tampoco, que una visita de vez en cuando no le hace mal a nadie.

IMG_1405 Sigue leyendo

Un año, ya.

Hoy, si me permiten, la entrada se la dedico a él. Y es que hoy…

Hoy hace un año de todo. Un año del comienzo de una nueva vida, la que hemos empezado juntos.

IMG_20140907_230636

Un viaje en el que da igual el destino, lo importante es que el camino lo estamos haciendo juntos.

Hoy hace un año que tenemos un techo con libros y besos. Un año en el que nada es demasiado importante, ni demasiado urgente porque siempre podemos acordarnos de una época en la que todo, absolutamente todo, era más difícil y más gris.

Hoy hace un año que recibo cada mañana con una sonrisa. Sí, también las de los lunes. Un año en el que los domingos dejaron de ser nostálgicos porque ya sí estaba en casa.

Hace justamente un año que descubrí que “ese piso de aspecto viejuno y con muebles feos” era en realidad nuestro hogar. Un  año en el que a veces hay flores y a veces muecas, pero nunca faltan los besos.

Hoy hace un año que nos echamos de menos muchas menos veces, pero esas pocas ocasiones nos echamos de menos mucho más. Un año en el que hemos aprendido cómo le gusta el café al otro, y ambos coincidimos: juntos.

Hoy hace un año que yo soy mucho más yo y tú eres mucho más tú, y aún así seguimos sumando días con ganas e ilusión de continuar descubriendo lo que nos falta.

Un año, ya… Gracias, por ser y estar.